PC maoísta Italia: El ataque a Charlie Hebdo – El imperialismo, incluido el francés, siembra vientos… ¡y cosecha tempestades!

Nota – Reproducimos a continuación la declaración que nos han enviado los camaradas italianos de Proletari Comunisti – Partido Comunista maoísta – Italia  “El ataque a Charlie Hebdo – El imperialismo, incluido el imperialismo francés, siembra vientos… ¡y cosecha tempestades!” y que Maoist Road – La Vía Maoísta   nos ha facilitado una versión en inglés que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

EL ATAQUE A CHARLIE HEBDO – EL IMPERIALISMO, INCLUIDO EL FRANCÉS, SIEMBRA VIENTOS… ¡Y COSECHA TEMPESTADES!
El ataque con la masacre de periodistas contra el semanario satírico francés Charlie Hebdo es, fundamentalmente, el resultado no tanto del “humor satírico” de esta revista, sino de la economía y política del imperialismo incluido el francés.
Los imperialistas, con el francés en primera línea, invade países, bombardea, ocupa, asesina personas, incluyendo mujeres y niños, fomenta guerras reaccionarias de todo tipo en los países oprimidos por el imperialismo, donde existe un fuerte componente religioso islámico, desde Afganistán hasta Irak, desde Siria hasta Libia, desde África hasta Asia.
Los imperialistas suprimen toda libertad, crean campos de concentración tales como Guantánamo, legitiman la tortura y se enorgullecen en nombre de `la lucha contra el terrorismo´.
Los imperialistas saquean el petróleo y las riquezas de los países árabes y alimentan y enriquecen a las monarquías feudales, a los dictadores y gobiernos reaccionarios a su servicio, mientras que el pueblo permanece hambriento, explotado y oprimido.
Los imperialistas fomentan el racismo hacia las masas árabes y musulmanas en el mundo, se burlan de sus sentimientos religiosos, consideran a las masas árabes-musulmanas como seres inferiores.
Los imperialistas apoyan a Israel, un Estado y un régimen nazi-sionista que oprime y destruye diariamente al pueblo palestino desafiando todos los derechos humanos, de democracia y autodeterminación.
Los imperialistas y sus gobiernos en cada país desarrollan políticas de empobrecimiento, precariedad, desempleo, afectando también a muchos emigrantes que llegan a estos países y muchos trabajadores y personas pobres de origen árabe musulmán viven en guetos de pobreza –como los banlieues parisinos- y los que se encuentran en todos los países imperialistas; llenan hasta rebosar los centros para emigrantes, de hecho para detención y deportación de emigrantes; llenan hasta rebosar sus prisiones con emigrantes; promueven contra ellos políticas de persecución, rechazo y racismo.
Los imperialistas, sus medios de comunicación, sus periódicos, incluso aquellos satíricos, la mayoría glorifican y apoyan la política y acción militares, política, económica y acción cultural del imperialismo.
Los cines justamente en estos días están plagados de películas y productos de Hollywood, y no sólo eso, como “American Sniper” (El Francotirador) y muchas otras, que ensalzan los crímenes imperialistas y a los soldados como a héroes y describen a las masas musulmanas y a sus combatientes simplemente como bestias salvajes.
El imperialismo ha financiado, armado y apoyado a las fuerzas feudales islámicas fascistas como Al Qaeda y el ISIS mientras se encontraban cómodos por sus intereses económicos, políticos, militares y geoestratégicos; fuerzas que se han fortalecido y arrogado a sí mismas la representación de los pueblos y las masas musulmanas y dicen actuar en su nombre, incluso cuando claramente asesinan a su propio pueblo como ocurre actualmente en Rojava, Kobane en Kurdistán.
Esto explica y es la causa del feroz ataque fascista-islamista en París. Pero esto explica también que el imperialismo, sus campañas, su caza de brujas, se encuentra dentro y fuera de la acción militar y no son la solución, sino que alimentan y amplían el problema. El desencadenamiento de las campañas antiislámicas y antiemigrantes ofrecen una base de masas y de aceptación a las fuerzas nazifascistas en los países imperialistas y sirven como un paso para conducirlas al poder, el poder del capital que oprime y oprimirá más aún al proletariado y a las masas como un talón de hierro de tipo nazi.
Esa es la razón por la cual Proletari Comunisti-Partido Comunista maoísta de Italia no puede sumarse al coro de regímenes imperialistas y llamamos al proletariado, a las masas, estudiantes e intelectuales demócratas, incluyendo aquellos involucrados en la prensa y el humor satírico, a no unirse al coro.
Los estados y gobiernos imperialistas corruptos y antipopulares utilizan este vil ataque para convertirse en más racistas, fascistas y represivos contra el proletariado y las masas, para anular, dentro de sus países, la democracia y los derechos.
Apoyamos e invitamos a apoyar a las masas de los países oprimidos por el imperialismo, que combaten contra el terrorismo fascista-islámico, como en Rojava, Kobane en Kurdistán y en todos los países donde se está extendiendo desde Túnez a Siria, etc.
Defendemos que el camino no es el del terrorismo feudal-fascista-islámico sino el camino de la guerra popular contra el imperialismo y los gobiernos que le sirven; este es el único camino para liberar a las masas de la opresión nacional y social, de la pobreza y el hambre.
Este es el camino seguido en la India, Turquía… donde los comunistas maoístas son quienes organizan a las masas en la lucha y con las armas contra los regímenes fundamentalistas reaccionarios, tales como el de MODI en la India o el de Erdogan en Turquía.
Proletari Comunisti – Partido Comunista maoísta de Italia
Enero 2015

Anuncios