Brasil: Carta del preso político Igor Mendes directamente desde la prisión de Bangu

Nota: Transcurridos más de dos meses de la detención y encarcelamiento del activista Igor Mendes da Silva, estudiante de Geografía de la UERJ (Universidad del Estado de Rio de Janeiro), activista del Movimiento Estudiantil Popular Revolucionario (MEPR) y del Frente Independiente Popular de Rio de Janeiro (FIP-RJ), quien fuera detenido el 3 de Diciembre de 2014, se encuentra actualmente preso en el Complejo Penitenciario de Bangu, Zona Oeste de Río de Janeiro.
El joven Igor Mendes permanece como siempre lo estuvo, firme, decidido y con la moral elevada, no habiendo cesado la campaña por su libertad y la de todos los presos políticos brasileños.
Reproducimos a continuación la carta escrita por Igor Mendes el pasado 7 de Febrero en la prisión y recibida en la redacción del periódico brasileño A Nova Democracia a través de un colaborador, y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español :

07/2/2015 – 66º día de detención
A LA CAMPAÑA POR LA LIBERACIÓN DE LOS PRESOS POLITICOS ;
AL PUEBLO BRASILEÑO
-Desde la Penitenciaria Bandeira Stampa (Bangu 9)
¡Es preciso resistir !
Cuando esta carta llegue a sus manos ya habré completado 70 días de prisión en el complejo penitenciario de Gericinó. El proceso que resultó en mi prisión tiene un claro cuño ideológico-político y hiere, en verdad, centralmente, el derecho de libre expresión y manifestación en teoría asegurada a nuestro pueblo.
Soy acusado de componer una «cuadrilla» cuyas supuestas acciones criminales no ocurrieron jamás. Durante la audiencia fui preguntado, insistentemente, por nuestra defensa, brillantemente conducida por el Dr. (y compañero) Marino D´Icarahy : ¿qué acto criminal, finalmente, practicó esa cuadrilla ? ¿Qué incendio ? ¿Qué daño ? ¿Qué atentado ? El «crimen» que cometimos, en verdad, fue el de crear un frente político combativo, antielectoral, el Frente Independiente Popular (FIP), que mantuvo siempre erguida la bandera de la protesta popular en el mismo periodo de intensa represión durante la Copa de la Fifa. Nuestro «crimen», como incluso se narra en los autos, fue la disposición de «desestabilizar» a los diferentes gobiernos. Claro, nuestro pueblo no tiene ninguna razón para protestar y si lo hace sólo puede ser por la acción de los insidiosos elementos infiltrados… Esa lógica es tan tacaña como mentirosa.
Si las grandes manifestaciones populares terminaron, todas, en las cuatro esquinas del país, en enfrentamientos con las fuerzas policiales, eso apenas ocurrió porque la única respuesta rápidamente adoptada por el Estado brasileño fue la intensificación de la represión. La policía de Río llegó al punto de disparar tiros de fusil con el fin de dispersar a la multitud, el día 17/6/2013, cuando más de cien mil personas marchaban alrededor de la Asamblea Legislativa. En la final de la Copa del Mundo, un día después de haberse decretado nuestra prisión por preparar supuestamente actos de «extrema violencia», lo que se vio fue la extrema violencia de la Policía Militar cercando la plaza pública y sitiando a millares de personas en un anillo de bombas y hierro, estremeciendo a la opinión pública del mundo entero.
Lo que se criminaliza en nuestro proceso no son los hechos, y sí las posiciones políticas sustentadas por el FIP y las organizaciones que lo componen, principalmente el Movimiento Estudiantil Popular Revolucionario (MEPR) y la organización anarquista Tierra y Libertad (OATL). El concepto de «enemigo del Estado», uno de los núcleos de la célebre doctrina de la seguridad nacional de los regímenes militares latinoamericanos, parece haber sido así peligrosamente resucitado. Llegado a este punto, para clasificar a militantes como terroristas no falta más que un paso. De ahí toda la importancia que encierra la batalla en torno de nuestro proceso.
Pese a toda la represión, las manifestaciones continúan y continuarán, porque tienen raíces más profundas. La crisis económica y política está ahí y se refleja en la tragedia social a la que asistimos diariamente. El gigante de consumo reveló tener pies de barro; la denominada sexta economía del mundo se encuentra con falta de agua y luz para su población. No existe saneamiento básico en la mayor parte del país y los trabajadores sufren con los pésimos servicios públicos, como sanidad y transporte. La propia Dilma que mintió al mundo al declarar, en la asamblea general de la ONU, que su gobierno no reprimía las protestas, mintió a los brasileños durante la campaña electoral diciendo que no habría paquete de impuestos y recortes de los derechos laborales.
En este contexto de crisis no podemos subestimar el crecimiento del fascismo y es el deber de todos los auténticos demócratas y personas honestas aumentar la vigilancia antes que sea tarde. La historia castigó siempre severamente a los que transigieron con la arbitrariedad. No deja de ser sintomático que un alto oficial de la PM [Policía Militar], comandante de tropa encargado de represión de las protestas, se haya declarado nazi. La acción de la policía de Pezão e Beltrame en las favelas y barrios pobres de Río de Janeiro, además, acumulando millares de ejecuciones sumarias en los últimos años, guarda no pocas semejanzas con la «solución final» de Hitler.
A causa de ese proceso espúreo que se nos ha imputado, tuvimos en la práctica los derechos políticos revocados, al sernos impedidos de participar en manifestaciones y debates públicos. Sí, también se nos impidió exponer nuestras ideas a la vez que otra restricción impuesta, a saber, la de no podernos ausentar de la comarca sin autorización judicial, fue ampliamente utilizada para vetar nuestra participación en actos académicos y políticos, la mayor parte de ellos por invitación de universidades públicas y entidades idóneas, con los billetes de ida y vuelta debidamente comprados. Esas medidas cautelares violan seriamente el principio de presunción de inocencia y configuran un castigo anticipado, además de demostrar el carácter político de ese proceso. Creo que todos nosotros, yo inclusive, debemos hacer una autocrítica por no haber denunciado con la debida energía esas medidas de excepción. Aceptamos con cierta pasividad que una espada fuese mantenida sobre nuestras cabezas y, en el momento oportuno, no por casualidad, solamente tras las elecciones, se decretaron nuevos encarcelamientos arbitrarios.
Es curioso que, en nombre de una supuesta rigurosa defensa del orden y de las instituciones, fui enviado el día 3/12/2014 al lugar donde los preceptos del Estado de Derecho son más amplia, ostensiva y sistemáticamente violados : el sistema penitenciario. Aquí el tratamiento cruel, inhumano y degradante dispensado a los presos es la norma más absoluta, y pese al poco tiempo, ya he visto y vivido todo tipo de arbitrariedad. Es triste que la misma energía y celeridad demostradas por el poder judicial cuando se trata de encarcelar no se verifique cuando se trata de fiscalizar y poner coto a la sucesión de violaciones que se producen aquí dentro.
Compañeros/as :
Sigo, como siempre, firme y convencido en cuanto a la justeza de nuestra causa. Somos los presos políticos de la históricas jornadas de junio y tenemos que comportarnos a la altura de la juventud combatiente, y de los trabajadores de la ciudad y el campo que elevan cada vez más rápidamente su conciencia política y su nivel de organización.
Se engañan los que piensan que podrán, con prisiones y persecuciones, sofocar nuestra lucha. Los pueblos, a lo largo de la historia en todos los países, siempre lucharon y el pueblo brasileño se levantará en oleadas cada vez mayores para cobrar lo que es su derecho. Se trata de una necesidad histórica, irreversible, independiente de la voluntad de quien quiera que sea.
No es fácil dormir y despertarse bajo la guardia del enemigo de clase, pero vuestra presencia y trabajo sobrepasan los muros y las rejas, y nunca me siento solo. Siempre encontré en los demás presos solidaridad, interés y bastante respeto por nuestra lucha. En no pocos encontré también admiración. Ellos me pidieron que, al salir de aquí, emplee la fuerza de nuestro movimiento para contar a la sociedad las amarguras de la cárcel. Pretendo cumplir la promesa que les hice.
Nuevamente muchas gracias a todos. ¡A los compañeros demócratas y revolucionarios de otros países, que han manifestado su solidaridad con la movilización de nuestro pueblo, calurosos y fraternales saludos internacionalistas!
Mantengamos alzadas con vigor nuestras cabezas y nuestras banderas, como también nuestros puños cerrados, símbolo sagrado y universal de resistencia. Caio Silva, Fabio Raposo y yo estamos separados dentro de la penitenciaria, pero ellos también están firmes y buscamos apoyarnos los unos a los otros dentro de las posibilidades.
¡No hay nada que temer ! Por más difícil y prolongada que sea la lucha, el pueblo está condenado a la victoria. Sigamos adelante, sin concesiones y sin conciliaciones en cuanto a nuestros principios !
¡Es justo rebelarse !
¡Luchar no es un crimen !
¡Los fascistas no pasarán !
Igor

Sobre la campaña por la libertad del camarada del Movimiento Estudiantil Popular Revolucionario (MEPR) y miembro del FIP-RJ Igor Mendes da Silva y demás presos políticos en Brasil ver también en el blog de Gran Marcha Hacia el Comunismo:

*Brasil: ¡Igor Mendes resiste!

*Brasil: Mensaje de Igor Mendes desde la cárcel del viejo Estado

*Brasil : ¡Libertad para Igor Mendes y todos los presos politicos!

*¡Intensificar la campaña para la libertad de Igor Mendes y todos los presos políticos brasileños!

*MEPR (Brasil): ¡Los fascistas no pasarán! La Juventud Combatiente desenmascara el carácter político de los encarcelamientos y procesos políticos en Río de Janeiro

*MEPR (Brasil): Los presos políticos, la represión policial y la demagogia anticorrupción en Brasil

*AND-Perú (Alemania: ¡Libertad para Igor Mendes y demás presos políticos brasileños!

*FDLP-Ecuador: ¡Libertad para Igor Mendes da Silva y demás presos políticos en Brasil!

 

Anuncios